fashion, clothing, shop-1031469.jpg

Lo que muchos no saben sobre la moda sostenible.

¿Sabías que la industria textil es la segunda más contaminante del planeta?

Cada vez son más los diseñadores conscientes de los daños que la industria textil está generando en el medio ambiente.

El Fast Fashion o también conocido como «moda rápida» consiste en el recambio veloz de colecciones a costa de mano de obra barata, una distribución rápida y un alto consumo de ropa a bajo costo. Un sistema de consumo compulsivo de grandes cantidades de ropa, que usamos unas pocas veces o en ocasiones no utilizamos para luego deshacernos de ellas.

¿Qué harías si te dijera que al año se fabrican 150.000 millones de prendas? Lo que equivale a 62 millones de toneladas de ropa y complementos. De todas estas prendas el 30% se vende con descuento y el otro 30% nunca llega a venderse. El dato más curiosos es que 50% de la ropa que fabrican las grandes cadenas de Fast Fashion terminan en la basura en menos de un año.

Pero esto tiene un problema más de fondo; Las marcas textiles para ahorrarse costos y aumentar beneficios emplean sustancias químicas que generan gran contaminación en el medio ambiente.

La Conferencia de la ONU sobre Comercio y Desarrollo indican que el rubro de la moda utiliza cada año 93.000 millones de metros cúbicos de agua, un volumen suficiente para satisfacer las necesidades de cinco millones de personas, y que cada año se tiran al mar medio millón de toneladas de microfibra, lo que equivale a 3 millones de barriles de petróleo. Es realmente impactante, ¿no?

Con todos estos datos me gustaría preguntarte, ¿Qué hacemos?, ¿dejamos de vestirnos? ¿eliminamos del sistema una industria que emplea a más 300 millones de trabajadores en el mundo ? Claramente esta no es la solución. Lo que está tomando un gran impulso y grandes marcas están intentando incorporar a su modo de fabricación y producción es lo que llamamos moda sostenible.

La moda sostenible no consiste solamente buscar procesos de fabricación menos contaminantes, reducción de residuos, disminución de la contaminación del agua, etc. también incluye la mejora de las condiciones laborales y la remuneración digna de los trabajadores.

El Slow Fashion o «moda lenta» tiene como objetivo disminuir la velocidad de producción y el consumo. Estamos hablando de un consumo consciente, de no comprar por comprar, sino también de preguntarnos: ¿Quién confecciona y bajo qué condiciones es fabricada la ropa que visto?

Esto incluye, además del cuidado ambiental, el respeto de los derechos laborales y creación de buenas condiciones contractuales, impulso del desarrollo social de las regiones en las que operan los negocios textiles y respeto por los Derechos Humanos y transparencia.

En resumen, la moda sostenible abarca un cambio ambiental, ético y social.

Grandes marcas como DKNY, Bottega Veneta, Balenciaga, Gucci, Stella McCartney (una de las primeras en sumarse a la moda sostenible). Así como grandes marcas identificadas dentro del Fast Fashion como H&M,  Zara o Mango que están empezando a incorporar colecciones sustentables.

Lo importante acá es que estas marcas sean sustentables a lo largo de toda la cadena productiva y no solo a nivel publicitario. Mantener un cambio ambiental, ético y social a lo largo de la cadena productiva puede generar que los costos del producto final se eleven provocando en los consumidores una indecisión al momento de realizar la compra y esto se debe a que los consumidores en general no están concientizados en cuestiones de moda ética y sostenible.

La pregunta es: ¿Compro una prenda de buena calidad, duradera, que realmente necesito y que garantice una cadena productiva con condiciones de trabajo dignas? o ¿Gasto el mismo dinero en varias prendas de mala calidad, que voy a descartar rápidamente, fabricadas con mano de obra barata?

¿Crees que las empresas estén dispuestas a sacrificar sus utilidades en la fabricación de productos de mayor calidad lo que posiblemente implica un costo mayor?

Datos relevantes.

  • La circularidad que consiste en la fabricación de nuevos productos con prendas descartadas corresponde al 1%
  • La industria textil contribuye $ 2.4 billones a la fabricación global.
  • El 20% de la contaminación de las aguas residuales industriales en todo el mundo se origina en la industria de la moda.
  • La industria textil es responsable del 8-10% de las emisiones de gases de efecto invernadero del mundo.
  • Cada año se pierden $ 500 mil millones de valor debido a la subutilización de la ropa y la falta de reciclaje
  • 12.8 millones de toneladas de desperdicios que van a parar a vertederos de todo el mundo.

Espero este contenido te haya servido

¡Hasta un próximo post!

Video recomendado para ti

 

Haz clic sobre la imagen para ver el video

El impacto ambiental que genera la industria textil ha puesto en auge lo que llamamos textiles biodegradables. El proceso de fabricación de estos tejidos ha disminuido los niveles de contaminación haciendo posible el camino hacia un futuro sostenible en la moda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *